Banner ¿Podrán las herramientas digitales reemplazar el trabajo en campo de los agrónomos?
Banner ¿Podrán las herramientas digitales reemplazar el trabajo en campo de los agrónomos?

¿Podrán las herramientas digitales reemplazar el trabajo en campo de los agrónomos?

Para mis compañeros agrónomos y para mí, no hace mucho, una visita de campo lo era todo: el principio, el medio y el final de cada recomendación que se le entregaba al agricultor. Si quería dar algún consejo, se subía al automóvil, el tren o el avión y llegaba a la finca, miraba el cultivo, palpaba el suelo, hacía preguntas, miraba los resultados del controlador de riego, tomaba muestras y escribía recomendaciones.

Luego vino la revolución de las comunicaciones. Fuimos bombardeados por teléfonos inteligentes y sus cámaras digitales, grupos de WhatsApp, datos en línea y análisis en tiempo real. Así como nadie cree hoy en día que los robots y las computadoras reemplazarán a los médicos, no creo que los teléfonos inteligentes reemplacen a los agrónomos y la clásica visita de campo. Los agrónomos seguirán realizando visitas de campo, pero el peso está cambiando lentamente del 100% de la visita de campo a la recomendación remota. Esto permite una mayor eficiencia y otros dos beneficios importantes: atender a más agricultores y dar mejores recomendaciones.

¿Qué ha hecho posible la agronomía híbrida?

Si usted es un agricultor de 70 años con experiencia de toda la vida que no es demasiado experto en tecnología, o su hijo de 30 años que quiere llevar la granja al siguiente nivel y ve la tecnología como una motivación en lugar de un desafío, el cambio ya está aquí. En cada bolsillo y en cada hogar.

El cambio es evidente en 3 áreas:

  1. Comunicación: en cualquier campo, una mejor comunicación conduce a mejores resultados. Sin duda, las herramientas digitales aumentan la facilidad de comunicación entre el agricultor y el agrónomo. Los agricultores ahora pueden usar plataformas como WhatsApp para compartir imágenes de sus cultivos y usar software digital para documentar los procesos agrícolas. El agrónomo, a su vez, puede revisarlos fácilmente y llegar a conclusiones más precisas y rápidas, lo que lleva a menos trabajo de campo.

  2. Herramientas digitales de autoservicio: calculadoras de fertilidad del suelo, automatización de riego, datos meteorológicos, sensores remotos, y demás. Los agricultores ahora tienen acceso a una variedad de herramientas digitales que les facilitan la vida. Pueden calcular el consumo de agua específico del campo con un clic del mouse, elegir el espaciado y la tasa de flujo para los aspersores en un campo nuevo, predecir el desarrollo del cultivo en función del pronóstico del tiempo o analizar los datos meteorológicos históricos en su propio campo antes de seleccionar el cultivo que desea cultivar allí.

  3. Plataformas de apoyo a la toma de decisiones: soluciones más complejas que suelen trabajar con entrada de datos (manualmente, sensores o cámaras) que se procesan mediante algoritmos para ofrecer recomendaciones claras sobre siembra, compra de insumos, manejo de plagas y enfermedades y también optimización de cosechas. Una vez que compartes estos datos con tu agrónomo, ya no son un montón de gráficos y datos que necesitas procesar tú solo.

La promesa de la tecnología

No hace falta decir que la tecnología agrícola está en su auge. En los últimos años se han desarrollado muchas herramientas y plataformas nuevas que incluyen tanto hardware como software. ¿Te imaginas una red de inteligencia para árboles? Bueno, existe. Muchas empresas han ideado soluciones para analizar los signos de amenazas a los cultivos, identificar las causas de mala salud y hacer un seguimiento de su progreso.

En 2019, la industria de tecnología para la agricultura logró una inversión por valor de $ 16.9 billones de dólares en 1.450 inversiones individuales. Pero la tecnología es engañosa, y las palabras de moda que se usan en exceso, como inteligencia artificial y aprendizaje automático, tienden a ser más prometedoras y menos productivas. El cambio lleva tiempo y funciona mejor cuando se hace en conjunto: agricultor y agrónomo de la mano.

¿Existe una sola herramienta mágica e innovadora para todo tema agronómico?

Probablemente no. La agricultura y los agricultores son un ecosistema muy complejo. Las herramientas deben centrarse en el cliente, aportar valor y adaptarse bien al agricultor, sus necesidades, el tamaño de su presupuesto y sus capacidades tecnológicas.

La clave del éxito con la tecnología en la agricultura no es concentrar todos los recursos en una tecnología para resolver todas las necesidades; esto no funcionará ni sucederá. El camino a seguir es crear plataformas tecnológicas que estén abiertas a muchas integraciones y colaboraciones.

¿Ya estamos ahí? No, pero lo estamos logrando. Necesitamos recopilar datos y poder organizarlos en capas; imágenes de satélite, datos de riego y fertilización, mapas de rendimiento. Una vez que tengamos suficientes datos y podamos comenzar a ver patrones, prevalecerá la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial aportará valor a los agricultores; Es fácil comprender el valor que puede aportar, fácil de imaginar. Si tendrá una buena relación calidad-precio es una cuestión diferente, pero afortunadamente para los agricultores, probablemente no tendrán que financiar la tecnología. En su mayoría se beneficiarán de ello.

Cuando la tecnología cumple su promesa, ¿qué gana el agricultor? ¡Mucho!

Los agricultores podrán predecir y planificar y, como resultado, mejorar sus rendimientos ahorrando en insumos agrícolas y ganando más con sus productos. Tendrán conexión directa a canales de distribución. También mejorarán y controlarán mejor su equilibrio entre la vida laboral y personal y eliminarán algunas de las tediosas tareas que exige la agricultura, al mismo tiempo que ahorran en mano de obra.

La mayoría de los agricultores que conozco no tienen tiempo para lidiar con la tecnología y confían en su agrónomo, proveedor de tecnología o equipo. Creo que la responsabilidad es de nosotros, los asesores que venimos de las empresas de desarrollo tecnológico. Necesitamos mitigar e implementar y asegurarnos de que los agricultores usen solo lo que realmente crea valor para ellos, y tomar la mano cuando sea necesario hasta que ocurra la magia.

Entonces, ¿cómo será una visita agronómica dentro de 10 años?

La frecuencia de las visitas de campo se reducirá a solo en momentos críticos de la temporada. También creo que la comunicación en línea aumentará y que las diferentes plataformas nos permitirán llevar el programa de mejor manera y con mejores resultados.

Un agrónomo probablemente pasará la primera hora de cada día mirando datos de las granjas de sus clientes, enviando algunas alertas e informes. Luego, dedicará tiempo a analizar el futuro cercano examinando los pronósticos meteorológicos locales, revisando el muestreo de suelo por GPS y el registro de cultivos, y el análisis de suelo con drones, y ajustando algunos de los planes de riego, nutrición o protección de cultivos. Y solo entonces, saliendo al campo.

En resumen, el agrónomo no será reemplazado por herramientas digitales en el futuro. El agricultor ahora lo necesitará no solo para hacer recomendaciones, sino para hacer recomendaciones basadas en la tecnología avanzada que están usando juntos. Tecnología que se basa en la experiencia y el conocimiento de decenas de miles de agricultores, información acumulada de cientos de países y análisis inteligente de docenas de variables. Todo ello permitirá obtener resultados más predecibles, mayores rendimientos y cultivos de mejor calidad.

Comments

We highly appreciate your comments and suggestions!